Saltar al contenido

Nuestro cerebro y mensajeros químicos en las ciudades.

En las grandes ciudades se concentran la mayor parte de población, esto conlleva a que nuestro cerebro esté más en alerta que en el rural. El ruido de las grandes ciudades hace que los mensajes que llegan a nuestro cerebro, sea mayor. Este efecto, hace que nuestro plasma neuronal se disuelva, para que circule más fluido la actividad eléctrica en nuestras neuronas. En metafísica, este efecto neuronal, en las grandes ciudades, puede provocar un plasma en la atmósfera más ligero, que permita la circulación de mensajes químicos neuronales o ruido. Este efecto en la atmósfera, puede acumular polución por mensajeros químicos neuronales que crean un efecto carbónico por su metabolismo, aunque el oxígeno, en ausencia carbónica, la grasa y el agua de nuestro organismo, ayudan a limpiar y crea una radiación de depuración atmosférica, eliminando el rastro carbónico en la atmósfera y creando una sensación de olvido en nuestro cerebro.

Cuando el exceso de ruido en las ciudades es mayor y las concentraciones de oxígeno y grasa son menores, el estrés y la polución pueden ser de mayor intensidad.

Se puede decir que en las ciudades, la inteligencia, aumenta más que en el rural por mayor actividad de mensajeros químicos neuronales, pero esto puede transformarse en estrés y en el más fuerte de los casos en esquizofrenia. Pero también un exceso de plasma atmosférico o concentraciones de oxígeno y agua mayores, puede crear falta de inteligencia, demencia, depresión o coagulación por falta de actividad de mensajeros químicos neuronales.

Nuestros cromosomas están formados en parte por todo aquello que nos rodea. Cuando todo aquello que nos rodea cambia, puede afectar a nuestro cerebro debido a carencias de moléculas que se sintetizan gracias a nuestros cromosomas y que ayudan a neutralizar, efectos de: estrés o polución. El crecimiento y el progreso cambia la tierra y estamos obligados a adaptar nuestros cromosomas, para que los mensajeros químicos, se adapten a las nuevas circunstancias. Una carencia de adaptación en cromosomas causado por un efecto vírico o contaminación, puede causar carencias físicas y mentales que necesiten medicación crónica si no se adaptan los cromosomas.

6.466 comentarios en «Nuestro cerebro y mensajeros químicos en las ciudades.»

  1. Hello there, just became alert to your blog through Google, and
    found that it’s truly informative. I am going to watch out for brussels.
    I will be grateful if you continue this in future. Numerous people
    will be benefited from your writing. Cheers!

  2. Today, I went to the beachfront with my kids. I found a sea shell and
    gave it to my 4 year old daughter and said “You can hear the ocean if you put this to your ear.”
    She placed the shell to her ear and screamed.

    There was a hermit crab inside and it pinched her ear.
    She never wants to go back! LoL I know this is totally off topic but I had to tell someone!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *